BOHEMIO      (prosa)
Autor:  Hipólito Romero Hidalgo   


 
    Con mi mente he vagado por el mundo, confundiendo mi cuerpo entre las gentes, sin ropas de vagabundo y espíritu de viejo. La vida es como un vaso de agua limpia, turbia, dulce, amargo que nos toca de beber hasta saciarnos.
     Para volver a la vida debí confundirme con el presente y ser intransigente con mi comodidad de pagano, analfabeto en el bien comer, de renuncias vividas para claridad de mi mente, sin niebla que perturben mis ojos por vaguedades maravillosas, que me ofrecéis.
    Así desde este punto, os contemplo ¡humanidad dormida en su ceguera! ¡pero dejadme! seguiré caminando, perdiéndose mi sombra por las calles y plazas entre montículos de piedra, en que os refugiáis.
    Con amargas sensaciones se están llenando mis bolsillos, pero se harán piedra y las tiraré al río de los sueños, mientras dormís en vuestra oportunidad, con refugios de alegría. En mí está mi transformación, pero vosotros la lleváis a la espalda y camináis buscando qué por cualquier sitio. Si alguno de vosotros descansara cierto día sobre la misma piedra, deteniendo su tiempo, sin meta alguna, sin buscar, tan solo abriendo los ojos de par en par y quedándose con lo bueno, rechazando lo malo, viviendo y alegrándose de sí mismo, pudiera de esta manera obtener lo que por otros caminos, hacia fuera obsesivamente no podría.
    Y ahora descansaré sobre algún banco enmohecido de este jardín en que vivo… con mi mochila, mi bloc de notas y la bandera del amor.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

   

TOTAL 8856 visitantesHAN VISTO ESTA PÁGINA
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=